La Ciencia Simple.

illustration cooling2 translations spa

illustration heating2 translations spa

En términos simples

Sistemas controlados vs. no controlados.

En términos simples: Nuestro IP aumenta la energía térmica del refrigerante y, por lo tanto, logra un aumento del sub-enfriamiento líquido. En esencia estamos aumentando la capacidad del compresor, permitiendo que la tecnología de flujo variable del compresor disminuya la velocidad (o el apagado escalonado), logrando así reducciones sustanciales de energía en la energía quemada por el sistema.

A través de los años, el ‘antiguo’ compresor de 1 velocidad (no controlado) ha sido reemplazado por sistemas más eficientes (compresores de velocidad fija escalonados), y recientemente por sistemas de velocidad variable (controlados). El sistema de velocidad fija es exactamente eso; comienza a una velocidad establecida y la mantiene constantemente (aumentando el consumo de energía), incluso si el edificio o refrigerador sólo necesita una baja carga.

Sin embargo, la tecnología escalonada y variable de hoy día nos proporciona un "motor" con velocidad variable, por lo que ahora podemos reducir la aceleración. Contamos con un motor (el compresor), que tiene la capacidad de ralentizar en modos variables o escalonados, simplemente porque implementamos un "viento de cola" (la fuente de calor de terceros, por ejemplo, un Sistema Solar de Recolección Térmica) que permite al motor aprovechar ese viento de cola, logrando así la velocidad original (la capacidad de refrigeración) sin el consumo de combustible adicional.

 

 

LG thermX

Termodinámica de ThermX™

La reconocida tecnología de compresores ha sido mejorada con un sistema de recolección térmico solar desarrollado en propiedad. Ahora tenemos un sistema de compresores super avanzado. El "truco" radica en el uso de la Ley de Gas Ideal:

p * V = n * R * T

ThermX ™ utiliza un proceso patentado exclusivo, situado entre el Compresor y el Condensador, utilizando la energía gratuita del sol para calentar el refrigerante y reducir posteriormente la carga de trabajo del compresor/es.

A medida que la energía gratuita del sol calienta el refrigerante, es suministrado con energía térmica, lo que a su vez eleva la energía interna (la suma de toda la energía kinética y potencial de las moléculas).

Las moléculas se mueven con un valor más alto de energía kinética, lo que simplemente implica que cada molécula se mueve con una velocidad más alta que antes. Ahora las moléculas chocan entre sí y rebotan con un aumento de energía, ...

... lo que significa un flujo natural de volumen de masa aumentado, y con un Delta T mejorado en el condensador y, por lo tanto, un proceso Solar térmico sin igual de enfriamiento y calentamiento.

Mientras más caliente brille el sol, más el panel solar se encarga del calentamiento del gas y mayor energía se ahorra. El compresor actúa principalmente como una bomba, proporcionando el flujo de ciclo necesario.

 

La razón por la que nuestros clientes utilizan
nuestros sistemas para calefacción

Cómo funciona el sistema de calefacción.

En el modo de calefacción, el sistema funciona casi de la misma manera, pero ahora el flujo cambia en comparación con el modo de refrigeración. El calentamiento gratuito adicional del refrigerante en el panel solar permite al compresor reducir su carga y, por lo tanto, su consumo de energía. ¡Dependiendo de los niveles de sol, las cifras COP (capacidad de calefacción vs consumo de energía) de más de 8 son posibles!

Una vez más, mientras más brilla el sol, más el panel solar toma control de la compresión del gas y más energía se ahorra, ya que el compresor actúa principalmente como una bomba que proporciona el flujo de ciclo necesario.

Debido al diseño ultra absorbente de UV y a la tubería de vacío de vidrio, la temperatura ambiental externa tiene poco o ningún impacto en la temperatura del gas. El único elemento natural que impulsa este proceso positivo es la energía gratuita proporcionada por los rayos del sol.

El sistema también está equipado con la innovadora válvula de derivación solar. Esto permite que el gas evite el panel en modo de calefacción, cuando el sol es inexistente. Es decir, durante la noche o días nublados.